Un Viaje Textil a Perú

Por Alisha Reyes, Fiber Circle Studio

Compartido por Aula Artesana

Traducido por Ada Lopez Meza

Alisha se unió a nosotros en nuestro taller piloto Tintes & Textiles en septiembre junto con su hijo, Dominic. Fue una alegría tenerlos a ambos en el viaje, trayendo tantas risas y momentos memorables al grupo. Ella reflexiona sobre su experiencia en el siguiente post. ¡Gracias Alisha!

Post Original

Estoy radiante después de una experiencia inolvidable de 10 días en Perú con mi hijo más pequeño: Dominic. Fui dado la oportunidad de aprender los textiles andinos tradicionales de un grupo de artesanos increíbles en el área del Valle Sagrado, a las afueras de Cusco.

 

Si esto es algo que te interesa experimentar, ¡Aula Artesana y yo hemos organizado un retiro personalizado específicamente para Fiber Circle Studio! Véa los detalles aquí. :)

 

29 de agosto - 1 de septiembre de 2019

INSTALÁNDONOS

Después de un día completo de viaje desde San Francisco, California a Cusco, Perú, Dominic y yo entramos en un oasis de jardines curativos que sería nuestro hogar durante los primeros tres días de nuestro viaje de 10 días.

 

Los jardines de Willka T'ika proporcionaron un lugar de serenidad e inspiración, donde cada comida fue cuidadosamente obtenida del huerto en la propiedad y preparada con mucho gusto, la habitación era pintoresca y acogedora y el personal se sentía como familia.

 

Una vez que nos aclimatamos y recuperamos de nuestro viaje, nuestra primera aventura fue en Chinchero, un pueblo conocido por los textiles. Visitamos Tupay - Centro Textil Andino donde la fundadora, Maragerita, y su hija, Mariluz, nos dieron una cálida bienvenida y nos hicieron sentir en casa mientras observamos su proceso de lavado de lana, hilado, teñido y tejido en el patio de su casa.

 

Mientras visitaba su Centro Textil, una tormenta de lluvia golpeó. Yo no estaba preparada: sandalias Birkenstocks de punta abierta, sin suéteres para ninguno de los dos o sombreros. Se dieron cuenta de esto y rápidamente me llevaron a su porche cubierto y nos envolvieron en hermosos y cálidos textiles mientras me entregaban una taza de té caliente. Dominic se volvió quisquilloso y nos acogieron como si fuera parte de su familia. Con frio y mojada, me sentí agradecida y cálida de una manera que no me siento muy a menudo.

 

Insistieron en que necesitaba una manta para mantener el calor en nuestro camino de regreso por la ciudad hacia el autobús. Me mostraron una variedad de mantas, pero dudé en gastar una buena parte de mi presupuesto en una pieza que no me atrajo instintivamente solo para mantenerme caliente. Mariluz sintió mi vacilación y desapareció por un momento. Luego reapareció con una hermosa y desgastada manta con la que instantáneamente me sentí conectada. Los bordes estaban deshilachados y olía a tierra, fuego y sudor, un olor hogareño y reconfortante. Maragerita lo había teñido naturalmente y tejido cuando su hijo era un bebé. Ahora es un adolescente.

 

Con esto nos envolvería a mí y a Dominic en la caminata de regreso a donde nos hospedamos, y fue mi elección para cargar al bebé por la duración del viaje.

 

1 al 3 de septiembre de 2019

TINTE NATURAL

Nuestra estancia en Urubamba en Willka T'ika llegó a su fin, donde luego nos dirigimos a la primera estadía de nuestro Retiro Tintes y Textiles organizado por Aula Artesana. Nunu Boutique Hotel está ubicado en el Valle Sagrado en un pueblo llamado Lamay, perfectamente ubicado para nuestro primer taller oficial de teñido natural con Pichinku Yarns.

 

Pasamos la noche alrededor del fuego, con una copa de vino en mano, conociéndonos. Todos los miembros del grupo provenian de una especie de formación creativa: algunos muralistas, ceramistas y fotógrafos, y todos compartimos el deseo de esta experiencia cultural.

 

Por la mañana, estábamos ansiosos por comenzar nuestro día de teñido natural. Caminamos hacia el río para buscar una planta llamada chillca, que luego prepararíamos y usaríamos para hacer un tinte verde menta. Después de llenar nuestras bolsas, nos dirigimos al estudio de trabajo de Pichinku Yarns. Aquí preparamos varios materiales vegetales para teñir, y comenzamos el proceso de extracción.

 

Hay algo tan curativo en tocar las plantas con las manos, tomar respetuosamente lo que necesitas para dar nueva vida en forma de color a una tela/hilo.

 

Durante todo el día teñimos hilo de lana usando cochinilla (rojo), nogal, también conocido como nuez negra (marrón), kinsa kuchu (verde salvia), kaka sunka (naranja), q'olle (amarillo) y chillca (verde menta).

Luego disfrutamos de uno de los almuerzos de picnic más deliciosos junto al río con una hermosa vista de las montañas. Durante el almuerzo, tuve una abrumadora sensación de alegría y me di cuenta de que estaba sentado en un lugar con mujeres y hombres ricos en historia y cultura.

 

De vuelta al Nunu Boutique Hotel, Dominic y yo disfrutamos de la fresca brisa al despertar la noche, en la festiva hamaca a las afueras de nuestra habitación.

4 al 6 de septiembre de 2019

ESQUILADO E HILADO

Luego nos embarcamos en nuestra siguiente aventura en las altas montañas de los Andes donde nos esperaba la Alpaca. La gente de Patacancha nos invitó a experimentar y participar en un ritual sagrado de las alpacas. Nos vistieron con sus hermosas mantas, faldas y sombreros, y los seguimos en un baile y sacrificio en preparación para la esquila. Luego nos dieron la oportunidad de cortar algunos trazos de fibra, si así lo deseábamos. ¡Y yo estaba lista para hacerlo! Usan un cuchillo y sus dos manos. Nada sofisticado. La simplicidad de sus métodos lo hizo accesible, eliminando el miedo que a menudo asocio con esquilar un animal.

Luego nos dirigimos a la casa del señor Juan y la señora Elena para practicar nuestra mano hilando en un huso de caída. Las mujeres hicieron hilo con tanta facilidad y rapidez. Hilan casi en todo momento del día y en muchas de sus otras tareas. ¡Estaban emocionados de mostrarnos esta habilidad! Una vez que nos volvimos suficientes para hilar, una mujer colocó una hermosa variedad de hilos hilados a mano y teñidos naturalmente que podíamos elegir para nuestro tejido de cintura.

TEJIDO

Elegimos nuestros colores y unimos con una tejedora. Cuatro palos con extremos afilados fueron martillados en el suelo como nuestro marco para tejer y el proceso de torcido comenzó. Me tomó un momento encontrar el ritmo y comprender su proceso, pero al final del día había desarrollado una idea de lo que hicimos y por qué.

 

El día concluyó y nos dirigimos hacia Ollantaytambo a pasar la noche, el pueblo principal en la base de Machu Picchu.

A la mañana siguiente, volvimos a subir la montaña hacia Patacancha, donde continuamos trabajando en nuestros tejidos. (¡Ven a ver mi tejido en persona en el estudio!)

Para el almuerzo, comimos una pachamanca. Pacha significa tierra y manca significa horno. La comida se coloca en un agujero en el suelo y luego se cubre con tierra y una manta hasta que se haya cocinado.

 

La. Mejor. Comida.

 

Después del almuerzo, nos dirigimos de regreso a nuestros telares de cintura para el tramo final de tejido y acabado. Y luego… las despedidas. Un momento agridulce de agradecimiento y tristeza. Aunque solo fueron dos días, y había una barrera del idioma, de alguna manera se creó un vínculo.

Mientras caminábamos por la colina hacia nuestro vehículo en espera, me detuve por un momento. Miré hacia el cielo y sentí una oleada de emociones venir sobre mí. Sostuve a Dominic cerca de mí cuando me di vuelta y miré hacia donde habíamos pasado los últimos dos días conectándonos con una hermosa comunidad. Respiré hondo, sonreí y continué. Volveré.

REFLEXIONANDO Y RELAJANDO

Con la parte de la fibra terminada, era hora de relajarse y sumergirse en los 3 días inmersivos de las formas andinas de los textiles. ¿Bañera de hidromasaje en un bosque? ¿Excursión de un día a las famosas minas de sal de Maras? ¡Sí por favor! El final perfecto para un viaje increíble.

ÚLTIMOS PENSAMIENTOS

Cuando me senté con esta experiencia, me siento tan honrada de haber sido invitados a las comunidades donde estaban emocionados de mostrarnos sus formas de hilar, teñir y tejer. Desde mi regreso, al compartir mi experiencia, me han preguntado: “¿Pero ya no sabes cómo hacer todo eso?” Cada región tiene formas y relaciones únicas con la forma en que fabrican sus textiles. Aprender las tradiciones andinas de los textiles fue simplemente increíble, pero más que eso, estoy agradecida de poder pasar tiempo en una comunidad que es tan diferente, pero tan similar a la mía. Hablamos idiomas diferentes, usamos ropa distinta, nuestra educación es muy diferente, ¡pero todos tenemos amor y aprecio por la fibra y ganas de compartir con aquellos que quieren aprender!

¡Muchas gracias a Sonya y Steph de Aula Artesana, y a todos sus socios colaboradores por hacer que esto suceda! <3

-Alisha y Dominic

Keep
in touch

#ALAULA

  • Aula Artesana Facebook
  • Instagram Aula Artesana
  • Trip Advisor Aula Artesana

Our Shop 

Carmen Bajo 243

Inside Antigua Casona San Blas

Cusco - Peru

+51 936 730 201

hello@aulaartesana.com

COPYRIGHT © AULA ARTESANA S.A.C., RUC 20603601921 - 2019, ALL RIGHTS RESERVED

  • Facebook Aula Artesana
  • Instagram Aula Artesana
  • Aula Artesana Tripadvisor